martes, 10 de marzo de 2009

Walter Gibbons, disco legend

La era disco fue el germen a partir del cual se desarrollaría la cultura alrededor de la música hecha para ser escuchada y bailada en los clubs. Todo, de los maxis-singles de 12” al concepto moderno de sesión de dj se gestó en esos años de locura y innovación constante. En ese contexto, gente como David Mancuso, Nicky Siano, Tom Moulton o Larry Levan fueron los encargados de sentar las bases sobre las cuales se asentaría todo lo que llegó más tarde. Walter Gibbons quizá no sea tan reconocido o popular como los otros nombres mencionados pero su (enorme) influencia esta fuera de toda duda.

No me alargaré con datos biográficos porque aquí podéis encontrar un extensísimo texto de Tim Lawrence donde repasa la vida y obra de este dj y productor neoyorkino, pero aquí van unas pinceladas.

Walter Gibbons tiene la típica biografia de genio iluminado, quizá incomprendido en su momento. Blanco debilucho y gay, en el colegio se juntaba con chicas negras que le introdujeron en el mundo de la música de baile. Coleccionista incansable, pronto empezó a pinchar en clubs como Galaxy 21. Es considerado por muchos uno de los mejores dj’s de la historia. Según cuenta la leyenda su técnica en las mezclas era completamente revolucionaria en la época. Nadie pinchaba como él, alargando los breaks de percusión hasta el infinito para crear grooves eternos que hacían enloquecer al personal. Quizá por eso se le llamaba el dj de los dj’s. Y es que todos los dj’s de NY de la época le iban a ver pinchar. El hecho de que Galaxy 21 fuera un after también ayudaba. Así pues, cuando acaban de trabajar en sus respectivos clubs todos se iban a ver a este pequeño mago de las mezclas, y todos quedaban alucinados. Así lo explica John “Jellybean” Benitez: "I thought I was the best d.j. in the world until I heard Walter Gibbons play. Everything he was doing back then, people are doing now. He was phasing records, backbeating them for an echo effect, quick cuts and little tape edits that would freak people out."

Si como dj fue grande, como productor no se quedó atrás. Su manera de enfocar la música era totalmente revolucionaria en su momento; obviando las partes melódicas, se centraba en la percusión para generar grooves que indujeran al trance en la pista. Os suena? Como habréis deducido su influencia es inmensa. De la música house a la forma de entender los remixes pasando incluso por el techno tribal y los maestros actuales de las edits como Loud-E o Pilooski. La sombra de Walter Gibbons es muy alargada.

Pero su talento iba mucho mas allá de sus típicas bases con congas. Tanto como dj como productor siempre fue oscuro y underground. Ya fuera en la cabina o en el estudio, nunca dejaba de experimentar. Si, por ejemplo, Tom Moulton quería ser lo más popular posible Gibbons siempre intentó que su arte no se viera influenciado por la industria. Destacó sobre todo como mezclador y remixer, siendo pieza clave en muchos de los hits de sellos como Salsoul o WestEnd. Fue amigo y colaborador de otro genio incomprendido en la época; Arthur Russell. Se dice que podían pasar horas y horas discutiendo sobre la textura del sonido. De esta unión surgieron algunas de las piezas más experimentales de Gibbons.

Pero su personalidad excéntrica y solitaria se fue transformando poco a poco en algo parecido a la locura. Se convirtió al cristianismo y poco a poco fue substituyendo las fiestas del sábado noche por los rezos del domingo por la mañana. Esa época coincidió con sus momentos más difíciles como dj. No es raro; según se dice llegó a hacer varias sesiones pinchando únicamente góspel; la gente no entendía nada. Pero resurgió de sus cenizas en 1984 con un tema que pasaría a la historia: Strafe – Set it Off. Esta canción de electro futurista fue un hit inmediato en Nueva York, dejando bocabiertos tanto a dj’s como clubbers. Para mi sigue siendo uno de los mejores temas de todos los tiempos. Fue sin duda el cenit de su inmensa creatividad y, a su vez, el principio del fin. Diez años más tarde moría víctima del Sida. En sus últimos años, aunque físicamente muy debilitado y prácticamente ciego siguió pinchando en algunos clubs y fiestas privadas. Incluso en 1992, dos años antes de morir, hizo una gira por Japón, país que adoraba y en el siempre quiso vivir.

Si el mundo fuera un lugar justo Walter Gibbons estaría en el altar de cualquier aficionado no sólo de la música disco sino a la música de baile en general. Su talento visionario mereció y sigue mereciendo mucha más repercusión de la que tuvo y tiene. Desde aquí poco podemos hacer, pero le rendimos homenaje con una pequeña recopilación de algunas de sus mejores producciones. Hay un poco de todo, de lo más experimental a lo más disco. Set it off!

WALTER GIBBONS DISCO LEGEND COMPILATION


Tracklist:

1. Arthur Russell – Calling All The Kids (Walter Gibbons Remix)

2. Strafe – Set if Off

3. Stetsasonic – 4 Ever My Beat (Beat Box Bongo Mix)

4. Indian Ocean – School Bell/ Treehouse (Walter Gibbons Remix)

5. Luv You Madly Orchestra – Moon Maiden (Walter Gibbons Mix)

6. The Salsoul Orchestra - Magic Bird Of Fire (Firebird Suite)

7. TC James & The Fist-O-Funk Orchestra – Get Up On Your Feet

8. Arts & Craft – I’ve Been Searching (Walter Gibbons Intrumental)

9. Gladys Knight – It’s A Better Than Good Time (Walter Gibbons Mix)

10. Loleatta Halloway – Hit And Run ((Walter Gibbons Mix)

PD: Quizá podría haber incluido el “Ten Percent” de Double Exposure, uno de sus primeros remixes (y el primer maxi single de la historia en ser comercializado) pero me parece que el tema es ya archiconocido.

PD2: Si alguien tiene algún dj set de Walter Gibbons que nos lo haga saber.

PD3: No os olvidéis de visitar este enlace. Imprescindible para entender la verdadera dimensión del personaje.



4 comentarios:

K**O dijo...

Pedacho de post, y muy bien escrito! W.G. era MUCHO.

Bigun dijo...

OLEEEEEE!! Brutal

Sergi dijo...

Walter Gibbons fue el papi de todo esto de los 12" !!! Respeto maximo

Natxo Sobrado dijo...

Da gusto leer un artículo así sobre un genio como Gibbons. Felicidades.

Saludos